Feliz curso 2017-2018

septiembre 11, 2017

Hoy ha dado comienzo el curso escolar 2017-2018 en todos los niveles educativos. Ha sido momento de reencuentros, de conocer nuevos compañeros, nuevos tutores y tutoras. Queremos compartir con vosotros el relato elaborado por el Claustro de profesores con el que hemos dado la bienvenida al nuevo curso escolar.

Llegó el fin del verano, y con él, Paula y su familia vuelven a la ciudad, para iniciar un nuevo curso. El primer día de colegio, Paula se levantó mientras su padre preparaba el desayuno y su madre vestía a su hermano Luisito. Pensó lo afortunada que se sentía de tener esa familia tan unida. Hoy se sentía bien, empezaba en un nuevo cole.

Un cole donde había alumnos de diferentes tipos, algunos con grandes mochilas con cara de ilusión y ganas de conocer a nuevos amigos. Alumnos robot, alumnos submarino, aquellos con la cabeza escondida en la camiseta, con ganas de pasar desapercibidos. Otros en cambio entraban con la mente en otra parte, son los que yo llamo alumnos pato. Son los que siempre tienen ideas en la cabeza sobre las que pensar y por tanto es un reto mayor conseguir su atención.

Como cada año el proyecto del cole estaba por construir…

– ¡Aquí faltan piezas!- dijo el capataz.

– Pues que vayan a por más. – respondió el arquitecto.

Al parecer en la construcción del nuevo colegio faltaban piezas, nadie entendía como había podido ser, porque en principio habían traído todo lo necesario.

Podría haber sido que el encargado no hubiera apuntado bien el albarán, o que el del transporte no hubiera cargado todo lo necesario en el camión, o simplemente que al guardar las piezas en el almacén se hubiesen quedado cosas escondidas sin poderlas encontrar.

– ¡Pues tendremos que construir con lo que tengamos! – dijo el arquitecto.

Todos se pusieron manos a la obra.

Cada uno encontró piezas que fue ensamblando, según le iba diciendo el arquitecto, discípulo de San Vicente de Paúl. Al final, ocurrió lo que todos esperaban: consiguieron construir un nuevo proyecto entre todos, con las piezas que tenían, dándole cada uno su toque, al más puro estilo vicenciano.

En el fondo todos somos un poco arquitectos, tendemos puentes y creamos miradores hacía un futuro prometedor, lleno de personitas con espíritu crítico.

Firmado: el Claustro.

Leave a reply
Comienzo del curso 2017-2018CONVALIDACIONES FORMACIÓN PROFESIONAL | Curso 2017/2018

Leave Your Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *