Grupos interactivos: Educación emocional

febrero 26, 2019

“UN CAFÉ EN EL COLE”: Cómo ayudar a nuestros hijos a gestionar sus emociones.

Hay quienes afirman que vivimos inmersos en una nueva revolución industrial, la revolución tecnológica. Sin duda está modificando nuestro estilo de vida, todos afirmamos vivir acelerados, condicionados por la inmediatez, abrumados por la saturación de información a nuestro alcance. En esta tesitura se hace más relevante que nunca parar, respirar profundamente y mirar adentro. Debemos tomar conciencia de qué nos pasa, saber expresarlo de manera adecuada a nuestra edad y contexto, para gestionar las situaciones cotidianas con optimismo y amor.

Son muchos los retos que tenemos por delante como madres, padres o educadores, pero sin duda el más acuciante es el de la educación emocional. El pasado lunes 25 de febrero dedicamos nuestra sesión de grupos interactivos de profesorado y familias a este tema, que como siempre se nos quedó corta y con ganas de más, por eso compartimos aquí algunas de nuestras reflexiones.

Queremos para nuestros hijos e hijas felicidad, que descubran su vocación y que sean buenas personas. Eso nos exige acompañarles para que aprendan a afrontar por sí mismos las situaciones difíciles y que aprendan a disfrutar y valorar lo que tienen.

Ayudarles a crecer emocionalmente nos exige aprender a gestionar nuestras propias emociones. A veces tenemos la sensación de “perder los papeles” cuando la situación nos desborda, pero incluso esos momentos podemos afrontarlos como una oportunidad de aprendizaje, si nos equivocamos o nos hemos excedido sabemos pedir perdón y exponer nuestros sentimientos con naturalidad.

En la línea del argumento anterior, queremos ser la mejor versión de nosotros mismos y hoy día disponemos de multitud de información sobre cómo educar. Pero eso en ocasiones nos genera incertidumbre sobre si “lo estaremos haciendo bien”, incluso sentimiento de culpa por no llegar a ese nivel de exigencia. Como apuntan algunos psicólogos, debemos renunciar a la idea de “madres/padres perfectos” y optar por ser “madres/padres suficientemente buenos”, aceptar limitaciones y contar con el error propio y ajeno como oportunidad de aprendizaje.

Ante las situaciones adversas, cuando aparecen emociones desagradables no debemos caer en la sobreprotección evitándolas. Este punto fue probablemente el más controvertido en la sesión y cada familia determina sus propios límites y modos de actuar, pero sin perder de vista esta premisa, todas las emociones son necesarias y debemos experimentarlas. Como dice Mar Romera, las emociones no se aprenden por apuntes.

Como viene siendo habitual en todas las sesiones destacamos la relevancia de dar ejemplo y ser personas de referencia para nuestros pequeños, como dijo la Madre Teresa de Calcuta “No te preocupes si tus hijos no te escuchan, te observan todo el tiempo”.

Por último, compartimos unas entrevistas con expertos en la materia del proyecto “Aprendemos juntos”, que seguro nos invitan a reflexionar:

Mar Romera (Psicopedagoga) “Sobreproteger a los niños les hace más débiles

Elsa Punset (Divulgadora) “Enseña a tus hijos a elegir entre el amor y el miedo”

Tal Ben Sahar (Psicólogo) “Se puede enseñar a ser feliz”

Daniel J. Siegel (Psiquiatra) “Cómo puedes ayudar a tu hijo a mejorar su inteligencia emocional”

Rafael Guerrero (Psicólogo) “Qué es la empatía y cómo puedes desarrollarla en los niños”

 

 

Leave a reply
El equipo del comedor os desea feliz NavidadPruebas de acceso a Ciclos Formativos

Leave Your Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *